Translate

El invento chileno para recargar el celular conectándolo a una planta

Ingenieras chilenas inventaron un dispositivo para cargar baterías de celulares, tabletas y otros aparatos conectándolos a la tierra de una maceta y aprovechando la energía generada por la planta. El invento ha recibido varios premios y está en proceso de ser patentado. ¿Quieres saber cómo funciona?
Crédito: BBC Mundo
Las demostraciones indican que el dispositivo tiene un biocircuito bajo tierra, que genera 5 voltios y 600 miliamperios.

La promesa del dispositivo es que solo necesita una planta bien cuidada para obtener suficiente energía que recargue la pila de tu celular.
Así es como funciona E-Kaia, un producto desarrollado por tres jóvenes ingenieros de Chile que puede darles una alternativa curiosamente sustentable a los usuarios de tabletas y teléfonos inteligentes.
Efectivamente, por inverosímil que parezca, se trata de "enchufar" el aparato a la planta.
Aquí te contamos cómo es eso posible, aunque E-Kaia se encuentra en proceso de registro de patentes y mucho de su funcionamiento es todavía un secreto.

YO TENGO UNA PLANTA

Y pese a ese secretismo, Carolina Guerrero (ingeniería industrial), Camila Rupcich (ingeniería informática) y Evelyn Aravena (ingeniería electrónica), las creadoras del artefacto, han logrado demostrar la eficiencia del mismo sin dejar lugar a dudas.
Las demostraciones indican que el mecanismo cuenta con biocircuito bajo tierra, que genera 5 voltios y 600 miliamperios.
Este se conecta al equipo que se quiera recargar a través de un cable USB.

Las creadoras de E-Kaia, Carolina Guerrero, Camila Rupcich y Evelyn Aravena, obtuvieron el Premio Nacional Avonni a la Innovacion en el 2014. 

Durante el proceso de fotosíntesis la planta produce materia orgánica que convierte la energía de la luz en energía química.
Alrededor de las raíces los microorganismos se encargan de procesar esta energía que la planta utiliza para crecer, y también para generar electrones como productos secundarios.
El dispositivo captura los electrones que no necesita la planta –por eso no resulta afectada– para generar la energía que requiere el equipo electrónico.
Esto permite que en una hora y media pueda dársele carga completa a un celular, lo cual es relativamente rápido si se compara con las fuentes de energía convencionales. El tiempo de carga es similar con tablets, equipos de sonido o lámparas de bajo consumo.
Evelyn Aravena comentó a medios locales que "la idea es que sea más bonito, para hacerlo comercializable, también que sea portable y resistente, para que pueda usarse sin restricción".
"Lo bueno es que no existe algo similar en el mundo, por lo que tiene mucho para crecer y ayudar sin dañar el medio ambiente".

IDEA DE ESTUDIANTES

La idea data de 2009, cuando eran estudiantes universitarias en el Duoc UC de Valparaíso y la Universidad Nacional Andrés Bello, en Chile. Por este proyecto obtuvieron el Premio Nacional Avonni a la Innovacion en el 2014.
También fueron parte de los 42 equipos semifinalistas de The International Business Model Competition, uno de los concursos internacionales más prestigiosos del mundo, que es organizado por las universidades de Harvard, Stanford y Brigham Young University (BYU).
En 2015, ganaron el Ají Challenge, una competencia de emprendimiento e innovación de alto impacto. También recibieron respaldo financiero de la Corporación de Fomento de la Producción para la creación del prototipo.
"Así como ellas hay cientos de emprendedores chilenos que están innovando vinculados a nuestros recursos naturales, también usando las tecnologías digitales, con la expectativa de que van a ser aquellos empresarios que van a permitir una transformación productiva de Chile a una economía más sofisticada, diversificada, más basada en el crecimiento", comentó el vicepresidente Ejecutivo de Corfo, Eduardo Bitran.

LA COMPETENCIA

La iniciativa de las jóvenes chilenas cuenta con competidores a nivel internacional. En Holanda, han desarrollado un proyecto con el mismo concepto, pero a una escala distinta.
Marjolein Helder, co-fundadora de Plant-e, empresa creadora de la tecnología que utiliza grandes extensiones de plantas como fuente de energía limpia, estima que se está a las puertas de una verdadera revolución.
La compañía se ha abocado a alimentar segmentos de sistemas de alumbrado público, dispositivos de WIFI en espacios abiertos y cargadores de celulares.
A diferencia del proyecto chileno, el implementado en Holanda requiere de más plantas o extensiones de tierra. Su proceso funciona de la siguiente manera:
1.- Cuando sale el sol, las plantas comienzan su proceso de fotosíntesis. Absorben energía solar y la combinan con su energía, dióxido de carbono y agua, produciendo un azúcar que utilizan para crecer.
2- La mitad de esta azúcar es segregada por la planta en la tierra, donde es descompuesta por bacterias, produciendo protones y electrones.
3.- Plant-e coloca un conductor en la tierra, que absorbe los electrones y los transfiere a un dispositivo, de donde se puede conectar el equipo electrónico o artefacto para recargarse.

El prototipo de E-Kaia tuvo un costo de US$504, lo cual lo haría por ahora inaccesible para buena parte del mercado que busca satisfacer.
Helder advirtió a medios especializados que con un metro cuadrado de jardín, podrían producirse 28 kilovatios hora por año.
De acuerdo con la Administración de Información de Energía de Estados Unidos, un hogar de ese país requeriría aproximadamente 372 metros cuadrados para abastecerse, por lo que aún hay camino por recorrer en esta tecnología.
La compañía aspira implementar sus proceso de generación de electricidad no solo en tierra firme, sino en pantanos y sembradíos de arroz.

ENERGÍA COSTOSA

El costo de venta del cargador del proyecto chileno aún no lo han podido calcular, ya que están investigando nuevos materiales que sean más eficientes y económicos.
Vale decir que el prototipo tuvo un costo de US$504, lo cual lo haría inaccesible para buena parte del mercado que busca satisfacer.
De acuerdo con la información que han colocado en redes sociales, la estrategia de E-Kaia es iniciar una producción pequeña de dispositivos que les permita generar recursos para luego emprender el proyecto a gran escala, apoyándose en tiendas on line y cadenas de ventas al detal.
Mientras tanto, vale la pena mirar las macetas con otros ojos.

San Pedro Martir con Chilenito TV


El Parque Nacional Sierra de San Pedro Mártir se ubica en la porción Norte de la Península de Baja California y en la parte central del Estado.
Se localiza en la región montañosa denominada Sierra de San Pedro Mártir, es el complejo orográfico más alto de la Península y el parque está en su totalidad en el municipio de Ensenada, Delegación Punta Colonet.
La Sierra de San Pedro Mártir es el accidente geográfico más espectacular del Estado de Baja California y sin lugar a dudas una de las regiones más hermosas de la Península.
Hay evidencias que demuestran que esta región fue habitada por lo menos hace 10,000 años por cazadores nómadas.
Además alberga una admirable riqueza biológica debido a que cuenta con bosques de pino, abeto, ciprés y bosques mixtos de coníferas.
En le habitan una gran variedad de mamíferos, aves, reptiles y anfibios, como el Borrego Cimarrón, Venado Bura de Baja California, puma, Águila Real, Cóndor de California, Trucha Arcoíris y muchas especies más.
Se tienen reportadas un total de 142 especies vegetales y aproximadamente el 70% de la superficie del parque posee extensas zonas arboladas originales y en muy buen estado de conservación, por lo cual es una de las áreas naturales protegidas más prestigiadas de México.
En la sierra más alta de la península un lugar lleno de bellezas naturales; la flora y fauna de la región.
Diversas actividades que puedes elegir para vivir momentos inolvidables.
Rapel, alpinismo, paseos a caballo o ciclismo de montaña.
El clima que debes esperar es generalmente frio, en invierno puede alcanzar los 20c bajo cero, en ocasiones nevadas o tormentas de nieve.

Las 10 peores cosas de salir con un chileno (según una gringa)


pareja 

¿Cómo es salir con un chileno? Según la bloguera norteamericana Meaghan Beatley, andar con un hombre nacido en estas tierras tiene varias cosas  buenas, como por ejemplo que siempre saben recitar a Neruda y pueden pelar una palta en poco tiempo… cosas realmente importantes.
Pero las diferencias culturales pueden interponerse en la felicidad de este tipo de relaciones. Algunas de estas cosas las menciona en matadornetwork.com, las que te mostramos a continuación.

Mote con huesillo

“En la primera cita te llevarán a tomar esta bebida y orgullo nacional. Hay que pasar por alto que parece el cerebro de un mono en vinagre, empapado en orina, sobre una capa de piedritas… y convencerse que no tienen el mismo sabor.  Puedes sonreír cortésmente y alimentar a las palomas cuando él no esté mirando”, asegura.
mote con huesillo

 

Te llama “Gordita”

 

Meaghan afirma que por “razones inexplicables ‘gorda y gordita’ son de los términos de cariño favoritos de los chilenos. Él podría haberte llamado mi amor, mi princesa o incluso preciosa, aunque suene como Gollum, pero no, él insiste en tratarte como una pequeña gorda”.


No cree que puedas jugar fútbol

“O simplemente hacer cualquier actividad física, porque finalmente eres mujer. ¿Esos zapatos de correr? De seguro son para ir al carro de mote”.


Su rango de emociones cuadruplica el tuyo

Según ella, somos mamones porque lloramos en las despedidas. “Uno ve una lágrima en su mejilla y dices, ‘mierda lo hice llorar’. Pero en vez de llorar con él, una le da una palmada en el hombro, quedando una como una norteña sin corazón”.


Su país está jodido por culpa del tuyo

“No estamos hablando de niveles de enemistad como con Gaza, pero el hecho de que en su país se haya instalado un dictador sanguinario es un punto de discusión”.


Es muy posible que sigan viviendo con sus padres

“Uno ve los parques el pasto aplastado. Estas marcas han sido dejadas por las parejas que no tienen dónde ir. Esto es porque los chilenos siguen viviendo con sus padres, incluso pasado los 30. Viviendas caras y bajos salario, son los principales culpables de ello”, afirma la gringa.



mamones

 

Sobrecarga de cumbia

“Contrariamente a otros latinos, los chilenos no son conocidos por su habilidad en la pista de baile. Prepárate para un montón de cumbia que esencialmente consiste en mover los brazos estilo corrido, pero en cámara lenta, mientras marchan en el mismo lugar. Si querías salsa, por qué no fuiste a Colombia”.


 Sus bebidas son veneno

“Puede que vengas de la tierra de los barriles de cerveza y las ‘tomateras’ universitarias. Pero nada te prepara para una noche de terremotos”.


terremoto

 

 Todo se pone serio rápidamente 

“Puede que lleves saliendo dos minutos con él y ya te presentó a su familia, sus vecinos y su sobrino taiwanés perdido. Esto no garantiza de ninguna manera que la relación vaya a durar más de dos semanas”.


Acá un video del canal CHILENITO TV que muestra lo cursis que podemos ser los chilenos. 





5 secretos para durar en una relación de pareja


Aquí hay 5 consejos que ayudan a mantener unidas a las parejas por un largo tiempo:

CONSEJO Nº 1 – CONTINÚEN SALIENDO Con los años, muchas personas usualmente se distancian, o las relaciones y matrimonios pierden la frescura, debido a que las parejas no hacen nuevas actividades especiales juntos. Por esta razón, tener nuevas y refrescantes salidas es tan importante. De hecho, hay algo acerca de las “citas” que crea una sensación de magia en una relación, e incluso puede hacer que las relaciones salgan de la rutina. Durante una cita, ambos se esfuerzan más en su apariencia, tienen más tiempo ininterrumpido para comunicarse a un nivel más profundo, y son unidos naturalmente. ¿Algunas ideas? Pasen el día en el acuario, en el zoológico, en el museo, en la feria, en la librería, en la playa o en el parque.

CONSEJO Nº 2 – DEMORARSE ES MEJOR Existen datos estadísticos que muestran que las parejas que salen durante un año o más antes de casarse tienen una tasa de divorcio significativamente más baja que aquellas que se casan luego de un corto período de novios. Un año saliendo les dará tiempo para vivir muchas emociones y para descubrir muchos rasgos del carácter del otro. Puede que adore a alguien en la primavera, pero luego lo deteste en el invierno. Pedirle la mano a alguien en la tercera cita no es romántico. Es apostar.

CONSEJO Nº 3 – SIEMPRE EXPRESE SU AMOR Muchas veces, cuando una relación madura, sus miembros tienden a dejar de elogiarse el uno al otro porque “asumen” que su pareja ya sabe lo que están pensando. Cuando en realidad, no debería pasar un día entero sin elogiar a su pareja. Alague su forma de cocinar, reafírmele que él/ella es la mejor persona del mundo o dígale que es un excelente modelo a seguir. Si quiere ser amado/a y cortejado/a por su pareja, ámelo/a y cortéjelo/a primero. Cuando se siente amado/a, es mucho más fácil devolver ése amor. Es usted un gran partidario de lo que su pareja dice y hace? ¿Así que anima y elogia siempre a su pareja? ¿O él/ella sólo escucha abucheos o silencio?

 CONSEJO Nº 4 – TÓMESE EL TIEMPO DE ENTENDER A SU PAREJA Las parejas con más problemas son frecuentemente las que dicen: “Simplemente no lo/a entiendo.” Así que déjeme preguntarle: ¿qué tanto sabe acerca de la profesión o carrera de su pareja? ¿Sabe algo de su ascendencia? ¿Tiene la capacidad de tener una conversación significativa acerca de su pasatiempo de bordado o de su interés en el rugby? Si usted es un hombre, ¿llega a comprender por completo lo que experimenta una mujer durante el síndrome premenstrual o la menopausia? No necesitan ser idénticos, pero hagan un esfuerzo por aprender acerca de las cosas que le interesan a su pareja, y el resultado será que se volverán más unidos.

CONSEJO Nº 5 — RESPONDA LAS *GRANDES* PREGUNTAS ¿Su pareja quiere tener hijos? ¿Los dos quieren tener una carrera? ¿Su pareja tiene antecedentes de gastar dinero hasta endeudarse? ¿Va a la iglesia? En mi opinión, la principal razón por la que casi la mitad de los matrimonios terminan en divorcio es porque las parejas no se hacen las preguntas adecuadas ANTES de casarse. Supongo que la gente cree que podrán cambiar a sus cónyuges luego del matrimonio y que todo estará bien. Error. Si no se sientan a discutir sobre finanzas, religión, sexo, hogar, su futuro, y otros temas en detalle, puede que terminen teniendo una discusión tras otra durante el resto de sus días. Al final, si los dos tienen diferentes deseos y metas en la vida, no hay ninguna garantía de que la química o los “Te amo” les ayuden a seguir juntos. Hagan que entender al otro sea su prioridad ANTES de caminar hacia el altar. -


Fuente:  http://psicologiayautoayuda.com/psicologia/consejos-psicologia/5-consejos-para-que-tu-pareja-dure-para-siempre/#sthash.7RPJnfVF.dpuf

11 costumbres que los chilenos no queremos perder en el extranjero.

 


  1. Tomar “once” en la tarde sin importar donde uno esté.

Un break en el medio de la tarde es demasiado necesario, sea donde sea que uno esté. Tomar un tecito con un pan con palta o queso (siempre que uno encuentre pan parecido a una marraqueta), o comer unos pastelitos, un pedacito de pie de limón, queque o kuchen… El tema es que en Estados Unidos la once no existe, así que si uno come tipo 5 o 6 de la tarde, los demás pensarán que se trata de un “early dinner”. No me importan que piensen que tengo horarios para comer más raros que los hobbits: la once es imprescindible y no se negocia.

2. Hacer sobremesa los fines de semana y quedarse sentados hasta el atardecer.

Nada más relajante que quedarse conversando, bromeando y a veces hasta discutiendo en la mesa, tomando té o café, hasta que ya sea hora de once (costumbre que como ya expliqué, no pienso abandonar). Sin embargo, el concepto de “sobremesa” no existe en Estados Unidos. Acá comen y ya… a menos que sea el día de un super evento deportivo, en cuyo caso toda la jornada también convierte en una gran comilona, tal como a los chilenos nos gusta.

3. Usar guatero en la cama en vez de calefacción.

Nada se compara a dormir con un guatero y abrazarlo para que se te pase el frío. Es mil veces más bacán que un scaldassono. Lo único que quizás lo pueda reemplazar es un guatero “con uñas”. Y aunque la calefacción centralizada tan común en los Estados Unidos casi podría volver obsoleto al guatero, sigue siendo necesario para que pueda dormirme tranquila en los meses fríos.

4. Comer Sopaipillas cuando llueve y hace frío.

No estoy segura sobre cuál es el vínculo entre la lluvia y las sopaipillas. Solo sé que van de la mano. Cada vez que llueve y hace frío, el cuerpo pide sopaipillas recién fritas y calentitas. Menos mal que no son difíciles de hacer, y que los ingredientes pueden encontrarse con facilidad en Norteamérica (por cierto, en el siguiente link encontrarán una buena receta). La opción es conformarse conun chocolate caliente y galletas, o castañas confitadas… ¡pero no es lo mismo!

5. Hacer asados y tomar cervezas para los partidos de Chile.

Para los estadounidenses el fútbol, o “soccer”, es cero importante. A menos, claro, que sea el mundial -momento en el que todos son “fanáticos” por un mes-. Para un chileno, en cambio, los partidos de la selección se ven SIEMPRE. Y no solo se ven… también se disfrutan a partir de otros sentidos. Cuando juega la roja, un asadito a la parrilla es lo más típico… y aunque lo del asado es un poco más difícil de hacer acá, lo que sí o sí se hace es ver el partido en algún bar, tomando unas cervecitas para apoyar.

6. Llevar cocaví al ir de paseo, especialmente en viajes largos.

Acá se suelen llevar snacks, o comprarlos en el camino. Por lo general solo se trata de barritas de cereal y cosas aburridas y/o “saludables”. Para un chileno, un viaje en auto, en bus o en tren no puede hacerse sin llevar cocaví: unas galletitas, pastelitos, sandwiches de jamón y queso, e incluso ¡huevos duros! Yo me llevo mi picnic sobre ruedas.

7. Regalonear en toda ocasión y sin motivos aparentes.

Los Chilenos somos expertos en el regaloneo y en el autorregaloneo -lo cual es una de nuestras mejores virtudes, a mi parecer-. El concepto no existe acá, o por lo menos no he encontrado una traducción aceptable. Quizás “spoil someone” se le parezca, pero en realidad no, no es lo mismo. Para los chilenos, se trata consentir a una persona querida, o a uno mismo, o hasta al gato, perro, o conejo que se haya adoptado como parte de la familia. ¡Todo vale!

8. (Buscar donde) Celebrar el 18 de Septiembre, disfrutando de comida chilena.

¡El 4 de Julio de Estados Unidos es tan chiquitito en comparación con nuestra fiesta! Para los chilenos, se trata de festejar como sea (y de disimular la caña al día siguiente en el trabajo). Siempre hay un lugar en donde se juntan todos los chilenos y se puede celebrar tomando un vinito, un terremoto o una piscola, y comer empanadas de pino jugositas, anticuchos o un choripán. ¡Hasta se bailan cuecas y se zapatea, sin importar el día de la semana en el caiga! Viva Chile mierrrr

9. Jugar carioca después de once o en la playa.

Se lo voy enseñando a todo el que se cruza en mi camino, especialmente en la playa mientras uno se seca. Con “escala sucia” incluida. ¡Clásico!

10. Hacer una previa antes de salir de fiesta.

Hay dos cosas que no me gustan de salir con amigos en los Estados Unidos: uno se junta en el lugar de la fiesta y ya, y se termina gastando mucho dinero al comprar tragos en el lugar. Mientras encuentre quién me acompañe, seguiré con el ritual de la previa antes de cualquier carrete. Una “cosita poca”: unas piscolitas, piscos sours o ron colas y un picoteo de papas fritas y maní. ¡Nada que incapacite salir después, eso sí! Lástima que a la botella de pisco traída desde Chile hay que hacerla durar más de lo que debería…

11. Hablar “Chileno”.

En el extranjero, los chilenos siempre tenemos que adoptar una especie de español “neutral” para que nuestros hermanos de habla hispana nos puedan entender. Y hablar m á s l e n t o. Realmente tenemos nuestro propio idioma, ¡no es un acento solamente! Así que no nos queda otra, si queremos “hablar chileno”, que enseñarle a nuestros amigos de habla hispana, antes de que ellos intenten cambiarnos el vocabulario a nosotros. “Weon”, “pucha”, “que lata”, “altiro”, “tenís”, “pololo”… todas pasan a formar parte de un español mezclado. Todo sea por conservar el lenguaje de casa